Sánate comiendo logo ¡Sánate comiendo!
María Sanchidrián Lavado

María Sanchidrián Lavado

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada. Formada en Educación Ambiental y en Coaching Nutricional. Trabaja en consulta ayudando a sus pacientes a cambiar sus hábitos alimentarios. Colegiada nº AND-00323

Test de intolerancia Pronutri4 ®



Pronutri4          Chica feliz comiendo

    Mejora tu...



- Enfermedad de Crohn     - Acné  - Rinitis - Migraña y dolor de cabeza
- Colon irritable     - Ezcema  - Sinusitis - Cansancio
- Diarrea     - Dermatitis  - Asma - Ansiedad
- Estreñimiento     - Psoriasis - Depresión
- Dolor de estómago - Insomnio
- Reflujo - Hiperactividad
- Hinchazón abdominal
- Flatulencia
- Obesidad

Test de 520 alimentos


Debería incluir una consulta de asesoramiento nutricional tras conocer los resultados.





Test de intolerancia:
¿Ciencia o ficción?


Mi experiencia:


      He estado haciendo tests de intolerancia y viendo los beneficios obtenidos en mis pacientes durante 3 años. Sin embargo, a menudo escucho o leo opiniones de otros profesionales de la salud que piensan que el test de intolerancia es un fraude, que no sirve para nada y que no se basa en la ciencia. Voy a contar mi experiencia después de tratar con más de 500 personas que se hicieron este test de intolerancia. Simplemente lo que yo he vivido, no pretendo convencer a nadie.

       Lo primero, decir que yo ya no trabajo con tests de intolerancia, porque me he mudado de ciudad. No tengo la máquina ni tengo relación directa con nadie que haga este test. Sigo compartiendo esta información aquí porque me gustan los resultados que muchas personas han conseguido, resultados que no habían conseguido de ninguna otra forma.

      Ahora expliquemos brevemente lo que significa tener una intolerancia. Una intolerancia es una “reacción adversa” de un alimento, sin participación del sistema inmunológico -no como la alergia-. Puede darse con cualquier alimento, por ejemplo una de mis pacientes identificó que el chocolate le daba dolor de estómago y la lechuga dolor de cabeza. Cada uno tenemos una tolerancia distinta hacia los alimentos, no a todos nos sienta todo bien. De hecho, la gran mayoría de las personas es intolerante a algo sin saberlo.

      Esta intolerancia se puede manifestar de formas diversas, a veces con síntomas suaves como leve dolor de estómago, más gases, pesadez, algo de hinchazón...pero en otras ocasiones son dolores de cabeza, diarreas, dermatitis, y demás problemas nerviosos o digestivos muy molestos.

      Muchas veces la gente va a hacerse el test de intolerancia después de haber dado mil vueltas por médicos digestivos y pruebas hospitalarias que siempre decían que “no tenían nada”, que “estaban bien”, cuando era evidente que algo iba mal. Al final era una intolerancia y sus problemas desaparecieron.

      Si el test de intolerancia Pronutri4 no funciona, entonces tiene un efecto placebo extraordinario. Y mira que la máquina no ofrece gran confianza, porque a muchas personas -incluida yo- les extraña que una máquina te evalúe la tolerancia a 520 alimentos en 40 minutos, por impulsos nerviosos. Ahí es ná. La desconfianza al tratamiento o diagnóstico reduce el efecto placebo, por eso me parece una explicación poco probable. Y además, muchas personas confirman los resultados de la prueba por algunos alimentos que ya sabían que les sentaban mal.

     Está claro que falta evidencia científica = todavía debe investigarse más. Además de los mecanismos fisiopatológicos relacionados con la ingesta de alimentos. ¿Será por cambios en la microbiota intestinal? ¿Por procesos inflamatorios? Todavía no se sabe. Lo que yo vi durante mucho tiempo es que se obtienen buenos resultados, sobre todo a nivel digestivo. Personalmente no he visto casos de mejoría en rinitis, sinusitis, asma, acné, ezcema, psoriasis, insomnio ni hiperactividad. No es que no los haya, es que yo no he tenido la oportunidad de verlos. Tampoco en ansiedad ni depresión, supongo que los efectos de ese cambio aislado serán tan pequeños que son imperceptibles. Sí he visto grandes mejorías en problemas intestinales como enfermedad de Crohn, colon irritable, diarrea, estreñimiento, dolor de estómago, reflujo gastroesofágico e hinchazón abdominal -este último es clásico efecto de intolerancia, y un efecto muy visible-. También mejoras espectaculares de migrañas y dolores de cabeza.

      Si tienes alguno de los síntomas arriba descritos, puedes hacerte la prueba y si la causa de tu molestia es por intolerancia alimentaria, desaparecerá. Digo “si la causa es intolerancia”, porque, si la causa, por ejemplo, de un dolor de cabeza es la hipertensión, evidentemente eliminar de tu alimentación alimentos a los que eres intolerante no repercutirá en tu dolor de cabeza; habrá que atacar entonces la hipertensión. Pero muchas veces lo que hay detrás es una simple intolerancia, así que como mínimo, descartarás una posible causa de tu malestar.




¿Sirve el test para adelgazar?


¿Me dice el test de intolerancia lo que me engorda y lo que no me engorda?


      Quiero aclarar esto porque es una confusión muy muy frecuente. Se ha extendido la idea de que un test de intolerancia te dice lo que te engorda y lo que no. Creo que esa es la causa de su éxito, que se ha vendido para pérdida de peso, y la gente ha interpretado que hay alimentos normales que les están “engordando”. Bajo esa premisa, claro, se hacen el test con la esperanza de que le digan que le engorda el perejil o el ajo, eliminarlos, y solucionar su sobrepeso. Lamentablemente no es tan sencillo. Hay que recordar que en obesidad no hay curas milagrosas. Si tu alimentación es hipercalórica, rica en fritos, dulces y snacks o de alguna manera comes más de lo que gastas, acumularás grasa corporal. En ese caso es imposible que eliminar el perejil te haga adelgazar.

      Se dice que una intolerancia alimentaria se puede manifestar como un bloqueo en la pérdida de peso normal que se debería tener, llevando un estilo de vida saludable. Pero esto ocurriría en un contexto de dieta saludable y equilibrada, es decir, comer bien además de eliminar los alimentos que causan intolerancia. De todos modos, es difícil saber si lo que ha funcionado es la dieta hipocalórica y las intolerancias alimentarias no han tenido nada que ver con el peso corporal, porque hay que tener en cuenta que la gran mayoría de la gente no come bien y un cambio a dieta saludable ya reduce la obesidad por sí sola.

      Desde luego, no está de más hacerse el test, para un correcto funcionamiento del organismo y la prevención o solución de las molestias arriba mencionadas -sobre todo las digestivas-. Si tienes dudas, contáctame contándome tu caso para aconsejarte si hacértelo o no; hay ocasiones en las que no tiene sentido hacérselo porque la causa es claramente otra.



"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"
-Hipócrates-