Sánate comiendo logo ¡Sánate comiendo!
María Sanchidrián Lavado

María Sanchidrián Lavado

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada. Formada en Educación Ambiental y en Coaching Nutricional. Trabaja en consulta ayudando a sus pacientes a cambiar sus hábitos alimentarios. Colegiada nº AND-00323

Entender lo que te cuenta el etiquetado


Etiquetado

- Ingredientes.
    La lista de ingredientes está en orden de mayor a menor cantidad en el alimento. Es decir, el primer ingrediente es de lo que más tiene el producto, y el último de lo que menos.

- Grasas trans o hidrogenadas.
    Las grasas indicadas como “hidrogenadas” o “parcialmente hidrogenadas” son las llamadas “grasas trans”, aquellas que han sido alteradas para mejorar su textura y que se ha comprobado que elevan el colesterol en sangre más que las grasas saturadas convencionales, es decir, más que el tocino. Son realmente perjudiciales y deberíamos mantener a nuestros niños fuera de su alcance.

    Las encontramos sobre todo en bollería industrial, margarinas, dulces y galletas. Algunas empresas ya las están retirando. Fíjate en los ingredientes para que no haya este tipo de grasas en tu cesta de la compra.

- Grasas vegetales
    “Grasas vegetales”. Suena bien, ¿verdad? y...¿por qué no dicen qué vegetal es? ¿Es de oliva o de girasol? Pues ninguno de ellos, en tal caso, lo dirían. Bajo ese nombre se esconden grasas que aun siendo vegetales, no son saludables, especialmente el aceite de palma. Además de ser responsable de la deforestación de los bosques primarios de Indonesia -uno de los pulmones del planeta-, el aceite de palma es una grasa, que a pesar de ser de origen vegetal, es saturada. Para que se entienda, las grasas saturadas son aquellas que son sólidas a temperatura ambiente -tocino, embutidos...grasa animal principalmente- y las insaturadas son las líquidas a temperatura ambiente. Las saturadas son las que elevan el colesterol en sangre, y por eso se dice que son las “malas”. Pues bien, la grasa de palma, es saturada. Y cuando en la etiqueta pone “grasa vegetal” sin especificar de dónde viene, es porque seguramente es de palma.

- Azúcar.
    Si en los ingredientes aparece el azúcar, y en la tabla nutricional sólo aparece cuántos gramos de hidratos de carbonos tiene y no cuántos gramos de azúcares, mala cosa. La cantidad de azúcar de un producto es muy importante. Muchas etiquetas llevan esta información en la tabla nutricional.

    No te fijes sólo en la cantidad de calorías de los productos para decantarte por uno u otro. La cantidad de azúcar que tiene es crucial, ya que teniendo las mismas calorías, el producto que tenga más azúcar es el que más engorda. Sí, aunque las calorías sean las mismas. Mejor explicado aquí.

    Es posible que te encuentres con productos dietéticos sin azúcar, que sin embargo en su tabla nutricional indiquen cierta cantidad de gramos de azúcares. No hay que extrañarse ni alarmarse, eso puede deberse a que el producto contiene azúcares naturales, ya sea de origen vegetal o lácteo, ningún problema con ellos. También puede que sea porque hayan añadido fructosa para endulzar, que es un azúcar aunque no aumenta la glucemia. Sin embargo la fructosa no es recomendable para diabéticos ni para un consumo habitual en personas sanas -la añadida, la fructosa de la fruta es perfectamente saludable. ¡Come fruta!-.

- Fibra.
    Cuanta más fibra, mejor. Siempre. Pero además, la fibra enlentece la liberación del azúcar, por lo que contrarresta un poco el efecto -y lo que engorda- del azúcar del producto.
En resumen: cuanto menos azúcar mejor, pero si dos productos tienen azúcar, escoge el que tenga más fibra.

- “Light”.
    A veces pensamos que lo que sea 'light' es saludable. Lo cierto es que la declaración 'light' o 'contenido reducido de' quiere decir que el producto tiene como mínimo un 30% menos de ese nutriente en comparación con un producto similar. Lo que quiere decir que el cómputo total de grasa o azúcar que tenga ese alimento no tiene por qué ser aceptable; el alimento puede seguir siendo no saludable y de muy alto valor calórico.



Comparte este artículo:

Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google+   Compartir por email

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"
-Hipócrates-