Sánate comiendo logo ¡Sánate comiendo!
María Sanchidrián Lavado

María Sanchidrián Lavado

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada. Formada en Educación Ambiental y en Coaching Nutricional. Trabaja en consulta ayudando a sus pacientes a cambiar sus hábitos alimentarios. Colegiada nº AND-00323

La diferencia entre peso y grasa


Diferencia peso y grasa

    ¿Qué estamos pesando cuando nos subimos a la báscula? A menudo peso y grasa se consideran como la misma cosa. Las personas quieren perder “peso” a toda costa. Y lo cierto es que cuando una persona quiere adelgazar, lo que quiere es perder volumen, no necesariamente peso. Porque lo único que se pierde -o se debe perder- cuando se hace dieta, es grasa corporal, y eso se refleja más en el volumen, en la ropa, que en la báscula.

    La báscula nos lo pesa todo: el agua corporal, la grasa corporal, los músculos, la comida que hemos comido en el día, las heces no excretadas, etc. Una variación de peso se puede deber a muchos factores. Una preocupación común de personas que empiezan a hacer ejercicio es que aunque pierden volumen, no pierden peso. Y piensan que están haciendo algo mal. Nada de eso. Lo que está pasando es que se está ganando masa muscular, y como el músculo pesa mucho más que la grasa, con poco que aumente de tamaño ya se nota en el peso corporal. Esto es como el plomo y la paja. Pequeño tamaño de plomo pesa bastante, pero un montón de paja apenas pesa.

    Así que no hay que preocuparse. Como tampoco hay que preocuparse cuando una está con la menstruación y pesa 1kg más que hacía 3 días. Eso es retención de agua corporal -¿no te das cuenta de que vas menos al servicio?-. En este caso, sí te notarás hinchada, y eso se nota en el volumen, pero no pasa nada porque es temporal y nada tiene que ver con la pérdida de grasa, que repito, es lo único que interesa cuando uno pretende adelgazar.

    En cuanto al agua corporal, hay empresas dietéticas que convencen a sus clientes de que “retienen líquido” -agua- y les hacen tomar extractos o bebidas diuréticas. Esto lo que hace es disminuir el agua corporal -deshidratar-, redundando en una mayor disminución del peso, por lo que la gente sale contenta de allí, sin darse cuenta de que lo que había que perder era grasa y la báscula reflejaba otra cosa. Además, en la mayoría de los casos es falso que la persona retenga líquido, porque sólo retienen líquido -que además es visible, se acumula en las extremidades y tiene al tacto una textura distinta a la de la grasa- las personas con problemas cardiovasculares o de riñón, entre otros.

    La dieta Dukan, por su lado, aparte de ser desastrosa para la salud, también te hace perder mucha masa muscular, por lo que pierdes más “peso” aún.

    Grasa corporal saludable de media:

Mujeres: 21-34%
Hombres: 10-22%


    La grasa corporal es necesaria para la vida. Lo malo es cuando hay un exceso de grasa corporal, y tenerlo no significa que se esté tomando exceso de grasa, sino exceso de comida en general. Si comemos en exceso proteínas, hidratos de carbono o grasa, que son los nutrientes que se queman en el cuerpo como combustible energético para vivir -el alcohol aunque no es un nutriente tiene calorías y también se convierte en grasa-, el sobrante se guarda, se acumula, para cuando falte combustible. Es un mecanismo de supervivencia, el cuerpo es inteligente. Lo que pasa es que en la sociedad que vivimos, nos sobra la comida y la silla, y pocas veces tenemos que utilizar estas reservas, por lo que a menudo se queda con nosotros más tiempo del que quisiéramos.


Comparte este artículo:

Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google+   Compartir por email

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"
-Hipócrates-