Sánate comiendo logo ¡Sánate comiendo!
María Sanchidrián Lavado

María Sanchidrián Lavado

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada. Formada en Educación Ambiental y en Coaching Nutricional. Trabaja en consulta ayudando a sus pacientes a cambiar sus hábitos alimentarios. Colegiada nº AND-00323

¿Cómo hay que alimentar a los bebés?


Bebé con sandía


¿Qué es el baby-led weaning o BLW? ¿En qué consiste la ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA GUIADA POR EL BEBÉ?



…Cómo cambiar tu visión de la alimentación infantil en 24 minutos (ver vídeos en orden):

1.


2.


3.





Repaso los puntos más importantes, y amplío un poquito la información:

- Se debe dar lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses (no ofrecer alimentos antes).

- Que el bebé haya cumplido los 6 meses no quiere decir que tenga que empezar a comer alimentos, puede tardar muchos meses más. Un niño está preparado para comer comida cuando: mantiene la cabeza erguida, coordina ojos, mano y boca para coger el alimento y ponérselo en la boca, y cuando puede tragar los alimentos sólidos y no los expulsa (como instinto para evitar ahogarse). Si tu hijo no cumple con estas tres características a la vez, es que todavía no es el momento para él. Y no pasa nada, cada niño se desarrolla cuando le toca. Igual que no lo forzamos a que ande, tampoco debemos forzar a que ingiera alimentos. Su cuerpo no está preparado.

- Ofreceremos los alimentos DESPUÉS de tomar la leche, no antes. La leche materna es el alimento más nutritivo, no queremos desplazarla por otros alimentos.

- El orden en el que ofrecemos los alimentos no importa, lo único que importa es que la incorporación sea progresiva, que no demos más de un alimento nuevo al día, para poder comprobar si el niño/a lo tolera bien.

- Cualquier alimento que preparemos u ofrezcamos a nuestro bebé no llevará sal ni azúcar añadidas.

Bebé sorprendido

- Gran novedad...¡no hacen falta potitos ni triturados! De hecho tiene muchas ventajas dejar la cuchara y dejar que sea el bebé el que tome la iniciativa, en cuanto a los aspectos psicológicos de su relación con la comida (prevenir trastornos de la conducta alimentaria y la obesidad). Por otro lado hay que resaltar que los potitos industriales para bebés contienen 3 veces más azúcar de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, y que también contienen sal. Siete de cada diez niños de 8 meses toman demasiada sal.

- Ya sabemos que podemos ofrecer alimentos sólidos, la única excepción son los frutos secos y la zanahoria cruda, que son muy duros y al no deshacerse con la saliva pueden provocar ahogamiento.

- Que la incorporación de alimentos no sea una lucha, si el bebé quiere comer, está bien, si no quiere, también está bien. Él sabe mejor que nadie cuáles son sus necesidades calóricas. Y no te preocupes por los nutrientes "que no está ingiriendo", la comida es como su propio nombre indica, alimentación complementaria: su fuente principal y esencial de nutrientes sigue siendo la leche materna. La principal función de la alimentación complementaria no es la nutricional, sino que aprenda a comer, a masticar (incluso sin dientes), a no atragantarse, a distinguir los sabores e identificar los alimentos, etc. No hagas que la hora de la comida sea desagradable para ti y para tu bebé, la hora de la comida debe ser un momento de disfrute para toda la familia.


Para más información, recomiendo el imprescindible e impagable libro de Julio Basulto “Se me hace bola”.

Si necesitas más asesoramiento, no olvides que puedes pedir cita.





Comparte este artículo:

Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google+   Compartir por email

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"
-Hipócrates-