Sánate comiendo logo ¡Sánate comiendo!
María Sanchidrián Lavado

María Sanchidrián Lavado

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Granada. Formada en Educación Ambiental y en Coaching Nutricional. Trabaja en consulta ayudando a sus pacientes a cambiar sus hábitos alimentarios. Colegiada nº AND-00323

Aceite de palma: ¿Es tan malo?


Aceite de palma


       El aceite de palma está actualmente en boca de todos. En sentido figurado, porque en el sentido literal ya lo estaba. A partir de un informe de la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) saltaron todas las alarmas respecto al aceite de palma y a la Nutella y su supuesto efecto cancerígeno. ¿Cuánto de todo lo que se ha dicho desde entonces tiene sentido?



¿Qué es el aceite de palma?


       El aceite de palma es una grasa sólida muy utilizada por la industria cosmética y por la industria alimentaria, para hacer productos procesados, precocinados y bollería. Es muy barata y concede muy buena textura a los productos. Es una grasa sólida a temperatura ambiente, por lo que es saturada y perjudicial para el sistema cardiovascular. No todas las grasas saturadas contribuyen en igual medida a las enfermedades cardiovasculares (a partir de ahora ECV), sino que depende de los ácidos grasos de los que estén compuestas. Por ejemplo, el aceite de coco virgen es saturado pero al llevar ácidos grasos de cadena media, es un aceite cardiosaludable (aunque nada del otro mundo, no es mejor que el aceite de oliva). Sin embargo, el ácido graso mayoritario en el aceite de palma es el palmítico, que es de los menos saludables por estar relacionado con las ECV y el cáncer.



¿Qué ha dicho la EFSA?


       La información nueva sobre el aceite de palma es que aumenta el riesgo de cáncer debido a que contiene unos compuestos llamados glicidol, ésteres glicidílicos, 2-MCPD y 3-MCPD, que se han asociado con el cáncer. La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) ha clasificado al 3-MCPD como posible agente carcinógeno en humanos (Grupo 2B). Por su lado, el glicidol y sus ésteres glicidílicos han sido clasificados por la IARC como probables agentes carcinogénicos (Grupo 2A).



       Estos compuestos se generan durante el refinamiento de los aceites, cuando éstos se calientan a más de 200ºC, y la EFSA señaló especialmente al aceite de palma, preocupándose por los grupos de población más vulnerables como los lactantes y los niños y niñas. Porque así es como nos tomamos el aceite de palma y otras grasas vegetales, refinadas y calentadas, no en su estado original y natural.


¿Es bueno quitar el aceite de palma de los productos?


       A nivel de salud, si tenemos una visión global del problema, no importa tanto como pudiera parecer. ¿Por qué? Porque el aceite de palma es añadido a productos que son insanos de por sí: galletas, patatas fritas, precocinados, bollería, chocolatinas. Alimentos altamente procesados, refinados, con harina, azúcar, grasas añadidas y sin nutrientes. Por lo que, por mucho que los supermercados retiren el aceite de palma de sus productos y lo sustituyan por aceite de girasol, estos productos seguirán siendo perjudiciales para la salud. A mí me hace especial gracia el hecho de que la gente se echara las manos a la cabeza diciendo “¡Dios mío, la nutella provoca cáncer!”, porque que este tipo de cremas de chocolate contribuya al cáncer, ya se sabía:

Nutella


       Sólo hay que mirar los ingredientes: Azúcar, manteca de palma, avellanas (13%), cacao desgrasado (7,4%), leche desnatada en polvo (6,6%), suero lácteo en polvo, lecitina de soja, vainillina. La lista de ingredientes de los productos siempre están ordenados por orden de cantidad. Luego miramos la Tabla de Información Nutricional para confirmar: Azúcares 56,8%!!! Grasa 31,6%. Este producto es prácticamente azúcar + grasa de palma. Que ahí estén escondidos el glicidol y el 3-MCPD es casi irrelevante. Los productos procesados y refinados aumentan el riesgo de cáncer por sí solos. Por ejemplo, el azúcar provoca inflamación y la secreción de factores de crecimiento como el IGF-1, que aumenta la proliferación de células tumorales. También aumenta el riesgo CV, aumenta la tensión arterial, predispone a la obesidad y aumenta el riesgo de diabetes tipo II, ambas condiciones que aumentan las papeletas de tener cáncer.

       Así que lo que hay que hacer es comer comida real, y no fijarse en ingredientes aislados de los productos (una galleta sin azúcar sigue llevando harina refinada, aceite añadido, edulcorantes y ha sido horneada...no alimenta). Es más, si tienes que leer más de 5 ingredientes en un producto, mejor compra otra cosa.

       Eso sí, la retirada del aceite de palma como ingrediente nos haría a todos los humanos un gran favor, ya que el aceite de palma es el principal responsable de la deforestación y el desastre que está ocurriendo en Indonesia y Malasia. Según Greenpeace, Indonesia ha perdido 31 millones de hectáreas de selva tropical desde 1990, una superficie del tamaño de Alemania, poniendo en peligro de extinción animales que viven allí, como los orangutanes. La deforestación para la expansión de plantaciones de la palma aceitera fue una de las causas que provocaron la crisis de incendios forestales que asoló Indonesia en 2014 y 2015. La estimación del coste económico de este desastre es de 16 millones de dólares y la extensa nube de humo afectó a millones de personas, no solo de Indonesia, sino también de la vecina Malasia y Singapur. Los incendios fueron también una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero: en muchos días durante octubre y noviembre, superaron el promedio diario de las emisiones de Estados Unidos.


¿Cómo identifico el aceite de palma en los productos?


       El aceite de palma en ocasiones está escondido tras la denominación “aceite vegetal” o “grasa vegetal”. Si no pone la procedencia, probablemente sea de palma. Si fuera de aceite de oliva o de girasol, lo pondría bien visible.

Etiqueta


       Lo que consumimos tiene un mayor efecto en nuestra salud y en la vida de otras personas de lo que pensamos. Lejos de seguir ciegamente los titulares sensacionalistas, debemos saber qué estamos comiendo y poner las cosas en perspectiva. Espero que hayas aclarado tus dudas y te sientas ahora con más criterio para elegir qué comer.



Más información:

- https://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/4426
- http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/3_MCPD.htm
- http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2017/Abril/El-Parlamento-Europeo-senala-al-aceite-de-palma-como-una-de-las-principales-causas-de-deforestacion-del-planeta/
-http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2016/Marzo/Colgate-Palmolive-JohnsonJohnson-y-Pepsico-complices-de-la-deforestacion-de-Indonesia/





Comparte este artículo:

Compartir en Facebook   Compartir en Twitter   Compartir en Google+   Compartir por email

"Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento"
-Hipócrates-